Así rechaza una metalera una cita